Encargados de hacer calzar las escenas, cuidar de los detalles de vestuario, escenografía, luces y guión, son solo algunos de los asuntos a los que los continuistas deben poner atención. Un oficio imprescindible en la cadena de producción audiovisual, que permite que pequeños detalles no se conviertan en errores graves.

A continuación, conversamos con una continuista que se ha desempeñado principalmente en televisión, para saber más de este importante oficio. Úrsula Von Jentschyk estudió Comunicación Audiovisual y a través de una alumna a la cual le hacía clases de edición digital de vídeo, en 2003 llegó a participar como continuista en una teleserie.

Allí conoció a Carmen Angélica Ramírez, quien ha sido continuista por más de 40 años y se inició en este oficio de cuidado, detalle y delicadeza, habilidades altamente requeridas para evitar los errores y caídas más frecuentes.

¿Cuál es específicamente el rol de un continuista?
Los rodajes, filmaciones, grabaciones de series, teleseries, películas y cualquier tipo de programa de ficción, no se realizan por orden cronológico de la historia que relatan, es por eso que existe el cargo de continuista o script, para que a través del guión se pueda mantener un orden al momento de grabar.
El continuista debe separar las escenas por días de historias, asignando vestuarios y accesorios a los personajes, que respondan a un orden correlativo, para que al momento del montaje no se produzcan saltos. También debe preocuparse de que los diálogos tengan coherencia al momento de referirse a tiempos. Igualmente, está a cargo de chequear que los sets y la utilería mantengan una línea mientras dure la grabación o filmación. Para lograr esto se sacan muchas fotografías que van quedando registradas en fichas de personajes, por días de historias.

¿Cuáles son los errores más frecuentes que pueden ocurrir en un rodaje?
Generalmente hay escenas que en la película o serie van juntas, pero que se graban con semanas de diferencia, entonces, aunque quede todo muy bien registrado, muchas veces no se logran reproducir los maquillajes. En algunas ocasiones la luz juega una mala pasada cuando se graba en días diferentes.
Otras veces ocurre que se pierden accesorios específicos y deben reemplazarse, pero esos detalles los ve uno, el espectador no tanto. Los errores que estimo que son más controlables son los que tienen que ver con la investigación previa, datos que pueden aparecer en diálogos que no van acorde a la fecha que se está tratando de representar en la historia, eso se da mucho.

¿En qué detalles pones especial énfasis?
La continuidad de movimiento para mi es esencial, por ejemplo, si está tomando un vaso con la mano derecha, en el contra plano del personaje me preocupo que se vea eso mismo, aunque sea muy de segundo plano, pero esas referencias también me gusta trabajarlas.
Detalles como si el personaje tiene el pelo detrás de la oreja en un plano, que al siguiente se mantenga. Otra cosa en la que me gusta aportar es en darle realismo a las escenas con detalles, por ejemplo, si la escena es en una cocina, que se vea movimiento de cocina, ollas prendidas, vapor y verduras picadas, en el fondo, contextualizar a los personajes en el lugar donde se desarrolla la escena.