La realización del Primer Foro Internacional de Servicios Audiovisuales , coorganizado por la marca sectorial Shoot in Chile, ProChile y la Comisión Fílmica de Chile del Consejo de la Cultura (CNCA), permitió la visita a Chile de dos importantes invitados internacionales que se dieron el espacio para contarnos más en detalle sus experiencias y miradas sobre las diversas aristas de la industria de servicios de producción audiovisual.

París como caso de éxito, aprendizajes y oportunidades
Como Delegado General de la Misión Cinema París, Michel Gomez, en su visita a Chile hizo énfasis en cómo el mundo audiovisual y el cine pueden modelar la imagen y cultura de un país: “Las filmaciones que se desarrollan en París tienen un valor muy importante para la ciudad, porque generan un valor económico, ya que los rodajes proporcionan empleos directa e indirectamente para todas las empresas que alquilan material (cámaras, travelling, luz, grúas) y las industrias técnicas (posproducción, digital effects)”.

Pero “también cultural, porque todos los tipos de películas están presentes en París. Y, sin lugar a dudas, un valor turístico, dado que una película rodada en nuestra capital es una imagen de París que viaja y que puede generar las ganas de venir a visitar la ciudad”, afirma Gomez.

Sin embargo, organizar la oferta cinematográfica señala que ha sido un trabajo paulatino, ya que si bien la ciudad tiene de forma natural muchos lugares iconográficos, como la Torre Eiffel y Trocadero, los Campos Elíseos, Montmartre, el Barrio Latino, la Isla de la Cité y muchos monumentos, “lo importante es que fuese fácil rodar en la calles de París y para eso teníamos que trabajar para hacer posible filmar en todos los lugares, privados o públicos, que tienen un interés cinematográfico. Desarrollar la oferta es un proceso continuo, todos los días abrimos nuevos lugares de filmación, por ejemplo, estamos trabajando con los 20 municipios de París para que abran sus edificios.

Uno de los lemas de Michel Gomez es que en París “no tenemos lugares prohibidos a los rodajes”, ello porque en Paris Film trabaja como una empresa de servicios con una cultura del resultado, cuya meta es “to make it possible”.

La clave de la emergente industria colombiana
En Latinoamérica, donde Colombia se sitúa entre las cuatro mayores industrias audiovisuales de la región, Gonzalo Castellanos –impulsor de la ley de incentivos a la producción internacional de su país-, asegura que esta legislación provocó un fuerte incremento de proyectos cinematográficos extranjeros, “desde que se hizo la ley en 2012 han venido 28 producciones, algo importante si se tiene en cuenta que en décadas anteriores apenas se filmaron 2 proyectos en el país”.

Dentro de los principales resultados de la Ley Filmación Colombia, Castellanos señala que “si vemos los réditos de este modelo, podemos sintetizar que le queda al país inversión económica directa; generación de empleos, trabajo especializado, logros de imagen como país atractivo para este sector cultural e industrial, competitividad internacional, entre muchos otros beneficios”. Además, destaca la enorme transferencia de conocimiento y experiencia en grandes producciones que queda para el personal local.
Pero más allá de lo económico, que ha permitido evidenciar que la inversión realizada en el país por estos proyectos extranjeros dejan un 60% o más del valor que el Gobierno aporta, es que “estas sumas se canalizan en servicios artísticos y técnicos locales, trabajos especializados, hotelería, transportes, en fin, un conjunto de trabajo organizado de carácter local”, afirma el profesional.

Además, la experiencia y fama ganada gracias a la filmación de películas de cine, abrió una puerta para que otro tipo de filmaciones de televisión, series y otros, se dieran cuenta de que en Colombia hay capacidad instalada y ahora están lleganso al país con inversiones aún mayores que las de las películas cinematográficas.

Más que una mera legislación, Castellanos asegura que lo elemental ha sido percibir esto como un conjunto de mecanismos articulados entre sí, un sistema cinematográfico que ahora pretende extenderse a otros sectores de trabajo audiovisual y de producción de contenidos para diversidad de plataformas.