Maite Alberdi ha realizado los documentales Los Niños (2016), Yo no soy de aquí (2016), La Once (2014), El Salvavidas (2011), Los Trapecistas (2005) y el cortometraje Las Peluqueras (2007). A partir de esta lista, se ha instalado como la documentalista chilena más reconocida del último tiempo.

Conversamos con ella sobre sus obras y la buena evaluación en el extranjero del audiovisual chileno en sus distintos formatos. Una mirada sobre el cine chileno, de la mano de la elogiada profesional del momento. ¿Cómo selecciona las temáticas que aborda en sus trabajos y qué la llevo a hacer documentales? A continuación.

¿Por qué elegiste ser documentalista?
Básicamente porque creo que todas las historias que yo puedo inventar ya existen en la realidad, el desafío es encontrarlas. Además, porque trabajando con la realidad y vivo muchas vidas junto a la mía.

¿Cuál es tu evaluación del documental chileno?
El documental chileno es diverso, tiene muchas voces y está en un muy buen momento, porque cada día aumenta más su producción.

¿A qué atribuyes la diversidad de tipos de cine en Chile?
Chile ha sido respetuoso con las voces, con los estilos y con los temas en el cine, eso me enorgullece. Yo creo que no hemos querido imitar a nadie y que los cineastas nos hemos convencido de que tenemos que defender nuestra propia voz.

¿Bajo qué criterios seleccionas las temáticas de tus trabajos?
De historias que me cuentan, de personajes que conozco, de estilos que quiero ensayar. Va dependiendo, no tengo un patrón, investigo varias historias que también descarto, estoy siempre atenta a posibles historias.

¿Buscas de alguna manera abordar la inclusión en tus trabajos?
“Los niños” es una película sobre la inclusión, específicamente, la inclusión laboral de personas con discapacidad, me interesa plantear y discutir ese tema, en Chile el artículo 16 de la Ley 18.600 permite que a las personas con discapacidad se les pague menos del sueldo mínimo. Eso no puede seguir pasando y eso es lo que quiero plantear.

¿Qué peso y valor tienen para ti, los premios y participación en festivales internacionales?
El valor que tienen es que uno se comunica con otros territorios, ve a la audiencia de forma global, no sólo a los de tu país y tu idiosincrasia, sino una conexión universal. Y también son importantes porque entregan visibilidad a la película.